Consejos para profesores de ciencias: cómo hacer la clase divertida

Si eres profesor de ciencias, seguramente te encuentras constantemente buscando la manera de captar la atención de tus estudiantes. Muchos profesores lo que hacen es seguir las instrucciones de un libro ya establecido de “experimentos”, entregan el material de laboratorio a los estudiantes y esperan que ellos mismos desarrollen las habilidades necesarias para desarrollarse como científicos. ¡No podrían estar más equivocados! No cometas ese error. Para ayudarte a evitarlo, traemos para ti algunos consejos, que si los pones en práctica correctamente, quién sabe, a lo mejor puedes conseguir que tus alumnos elijan una carrera enfocada a la ciencia. ¡Y podrían lograr grandes cosas!

Considera las cualidades de cada estudiante. Antes que nada, la pedagogía nos enseña que hay diferentes clases de aprendizajes. Considera sobre todo las edades, para empezar. A un niño no puedes enseñarle de la misma manera que a un chico de secundaria, por ejemplo. Los niños más pequeños deben estar en constante movimiento. Se distraen más fácilmente. No les impongas actividades que requieran de mucho tiempo en una misma posición. Son muy creativos e inquisidores, toma eso como características positivas para que continúen desarrollando su sentido de asombro.

También toma en cuenta de qué manera responden mejor tus estudiantes. Si ves que se nutren entre ellos mismos, entonces trata de hacer actividades en equipos. Si crees que en realidad son más metódicos que auto-motivados, entonces provee instrucciones y no dejes que encuentren las soluciones ellos mismos porque quizás se desesperen o aburran.

material de laboratorio

Lo importante aquí es que como profesor seas líder. Ellos seguirán tus indicaciones si te preocupas por conocer sus cualidades e intereses.

Encontrar temas de interés. Hablando de interés…busca temas o experimentos que en realidad sean de su agrado. ¿Cuántas veces no hemos escuchado a los estudiantes quejarse porque jamás en la vida ocuparán el trinomio cuadrado perfecto? ¡Es cierto! Si en lugar de ello les enseñáramos a ser responsables, a manejar el dinero, a aplicar la ética en la vida diaria, tendrían más herramientas útiles para desarrollarse como adultos. Lo que nos lleva al siguiente punto…

Pensar en eficiencia. De preferencia, busca temas que puedan ser aplicados en actividades o conceptos de la vida diaria, en la cotidianidad. Por ejemplo, aprender a crear soluciones naturales para la limpieza del cuerpo, como jabones neutros sería algo muy divertido y útil. O bien, enseña cómo crear una lámpara casera para ocasiones en que la electricidad en sus casas falle. Son sólo ideas. Seguramente puedes encontrar miles de ideas fabulosas que les encantarán y que son más útiles que simplemente “comparar reacciones de sustancias químicas en las piedras”.

Incitar a involucrarse. Pero no sólo tú eres el encargado de hacer la clase dinámica. Incita a tus alumnos a buscar experimentos o cuestiones que les interese. Si es necesario, deja como tarea investigar un par de conceptos o teorías aplicables a la vida cotiiana para que desarrollen los proyectos bajo su propio interés y funcionalidad. ¡Podrías sorprenderte de la clase de creatividad que se despierta en ellos!

Usar herramientas correctas. Por su puesto necesitan su respectivo material de laboratorio para los experimentos, el cual puedes encontrar con nosotros. Tenemos desde probetas hasta equipo sofisticado (avanzado, para laboratorios especializados). Todo el tipo de material de laboratorio que requieras, consúltalo con nosotros. ¡Cotiza sin compromiso!

Pero además, aprovecha las bondades que la tecnología actual nos provee. Es decir, haz la clase más interactiva, con dispositivos móviles, aplicaciones, proyecciones. Las personas somos seres altamente visuales. Puedes proyectar videos, películas, que muestren cómo la ciencia es aplicada, cómo ha cambiado nuestras vidas y demás. Invítalos a que no se queden sólo con tus enseñanzas. Invítalos a que lean blogs en internet sobre científicos, o que se encuentren en constante contacto con páginas de otros países, para que se mantengan actualizados de los nuevos descubrimientos.

Hacer la clase teórica y práctica. Para que tus estudiantes puedan comprender la clase de descubrimientos que ellos mismos u otras personas realizan, deberás darles las bases. Sí, una teoría es tan necesaria como la cultura de curiosidad. El proveer con teoría a tus estudiantes significa que pueden partir de un punto en común con lo que el hombre ya sabe y ha comprobado, y de ahí ellos podrán establecer sus propias teorías, desarrollar sus propios métodos, fallar o tener éxito. Comienza por supuesto por lo más sencillo y ve avanzando hacia lo más complejo.

Lo que actualmente necesita nuestro país es iniciar una cultura de cambio de pensamiento. Por lo general se cree que los científicos son aquellas personas altamente dotadas de capacidades. Lo cierto es que ¡no es cierto! Existen diferentes clases de inteligencias y cada persona tiene cualidades y habilidades naturales que pueden perfeccionarse, pero también es necesario recordar sobre todo desde pequeños a los estudiantes que esas mismas habilidades se pueden adquirir con práctica.

En realidad lo que más se necesita en una persona para poder llegar a ser un científico especializado, son las cualidades de constancia, creatividad, curiosidad y…sí, constancia nuevamente. ¡No podemos hacer más hincapié en ella! Si eres profesor de ciencias y te gustaría que alguno de tus alumnos destaque en el área de biología, química, física, matemáticas y demás, entonces es tu responsabilidad proveer las primeras herramientas para que despierte su parte de científicos. Acércate ya a nosotros. En Crisol tenemos el material de laboratorio que necesitas para llevar a cabo las clases más divertidas y útiles de la escuela.

Contactanos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.