Sobre los tipos y componentes de las centrífugas para laboratorio

 En Blog

Las centrífugas para laboratorio consisten en piezas de equipo de laboratorio, las cuales son impulsadas por un motor que hace girar muestras líquidas a altas velocidades. También se trata de un dispositivo de laboratorio que se utiliza para la separación de fluidos, gases o líquidos, en función de la densidad. La separación se logra haciendo girar un recipiente que contiene material a alta velocidad, asimismo, la fuerza centrífuga empuja los materiales más pesados hacia el exterior del recipiente. Este aparato se encuentra en la mayoría de los laboratorios, desde académicos hasta clínicos, son empleados para la investigación y también para purificar células, orgánulos subcelulares, virus, proteínas y ácidos nucleicos.

Existen varios tipos de centrífugas, las cuales pueden clasificarse por su diseño de rotor o por su uso previsto; desde la microcentrífuga, hasta la variedad de piso grande, existen muchas variedades disponibles para los investigadores, algunas de las cuales pueden encontrar con nosotros, El Crisol, los mejores proveedores si de equipos para laboratorio se trata.

Un paso crítico en el flujo de trabajo de los científicos son las separaciones, por esto resulta importante tener en cuenta los requisitos de la centrífuga que se use y las especificaciones técnicas para todas sus aplicaciones, primeramente con seleccionar la velocidad y la fuerza adecuadas para después explorar las últimas tendencias en centrifugación.

Una amplia gama de centrífugas de El Crisol y sus innovadores rotores están disponibles para todas sus necesidades de procesamiento, además admiten diversos materiales de laboratorio desde microplacas y microtubos hasta botellas de gran capacidad, todo diseñado para ofrecer un rendimiento excepcional, giro tras giro. Ahora bien, existen varios tipos de centrífugas para laboratorio, según el tamaño y la capacidad de muestra. Como todas las otras centrifugadoras, las centrífugas de laboratorio funcionan según el principio de sedimentación, donde la aceleración centrípeta se usa para separar las sustancias de mayor y menor densidad. A continuación les mostraremos algunos tipos de estas.

Las Benchtop centrífugas son una amplia clase de equipo para laboratorio caracterizadas por su pequeña huella espacial en el banco. Dependiendo de la necesidad de investigación, se pueden considerar una variedad de diferentes aspectos. La velocidad máxima en RCF puede variar desde unos pocos cientos hasta más de 50,000 x g. Los volúmenes de los tubos pueden variar desde menos de 1 ml (como con los tubos de PCR) hasta unos pocos litros. Los diferentes tipos de rotores, como el ángulo fijo, el cubo oscilante y el flujo continuo también suelen ser intercambiables.

Hablemos ahora sobre nuestros listados diversos de centrífugas de sobremesa. Las centrífugas de sobremesa refrigeradas son instrumentos compactos ideales para la centrifugación de muestras que pueden ser sensibles a la temperatura, como células vivas, animales o proteínas. Muchos cuentan con rotores intercambiables y adaptadores para acomodar una amplia gama de volúmenes de muestra desde menos de 1 ml hasta unos pocos litros. Las velocidades también pueden variar, y algunos modelos pueden alcanzar hasta 60,000 x g.

Otro tipo son las centrífugas compactas de baja velocidad, las cuales son ideales para la separación de los componentes de la sangre completa, como suero, plasma, leucocitos, glóbulos rojos entre otros fluidos corporales. Sus velocidades pueden oscilar entre alrededor de 200 rpm a 6.000 rpm. La mayoría de las centrífugas clínicas pueden acomodar tubos de extracción de sangre comunes, pero asegúrense de consultar con cada proveedor sobre los tamaños de tubo o adaptadores de tubo específicos. Un ejemplar más son las microcentrífugas. Estas consisten en instrumentos básicos dentro de muchos laboratorios de investigación los cuales generalmente admiten volúmenes de tubos pequeños, como 2 ml, 1,5 ml, 0,5 ml así como tubos de PCR. Las microcentrífugas para procedimientos de laboratorio de rutina típicamente giran a velocidades de hasta 16,000 x g, mientras que instrumentos más especializados pueden alcanzar velocidades de hasta 30,000 x g. Además, los fabricantes también pueden ofrecer rotores intercambiables y adaptadores de tubo. Comparen para mayor detalle una variedad de microcentrífugas de temperatura ambiente diferentes y microcentrífugas refrigeradas.

Ahora bien, las centrífugas/concentradores pueden usar vacío, fuerza centrífuga, temperatura y/o gas para eliminar el solvente líquido. Esto tiene por objeto la concentración o desecación de las muestras. Este instrumento es ideal para la purificación o preparación de muestras tales como ácidos nucleicos, proteínas, péptidos y otros compuestos para una variedad de aplicaciones de investigación. En la evaporación de solventes, las centrífugas de vacío típicamente utilizan sistemas de calefacción incorporados. Pueden observar con nosotros una amplia lista de centrífugas de vacío o concentradores.

Debido al calor generado por la fricción del aire (incluso en ultracentrífugas, donde el rotor opera en un buen vacío), y la frecuente necesidad de mantener muestras a una temperatura determinada, muchos tipos de centrífugas de laboratorio están refrigerados y regulados por temperatura. Los tubos de centrífuga (también conocidos como tubos Eppendorf, tubos de microcentrífuga) consisten en tubos de vidrio o plástico de alta resistencia, los cuales son fabricados con precisión para adaptarse exactamente a las cavidades del rotor. Pueden variar en capacidad desde 50 ml hasta capacidades mucho menores utilizadas en microcentrífugas utilizadas ampliamente en laboratorios de biología molecular.

Las microcentrífugas típicamente acomodan tubos de microcentrífuga de plástico desechables con capacidades de 250 μL a 2.0 mL. Los tubos de centrífuga de vidrio se pueden usar con la mayoría de los solventes, pero tienden a ser más costosos. Se pueden limpiar como otros artículos de vidrio de laboratorio y se pueden esterilizar en autoclave. Cabe mencionar que deben manipularse con cuidado, esto debido a que aún pequeños arañazos pueden causar fallas bajo las fuertes fuerzas a las que se exponen estos tubos. Estos se insertan en mangas de goma suave para amortiguarlos durante las carreras. También existen tubos de plástico de centrífugas para laboratorio, los cuales tienden a ser menos costosos y, si se someten a extremo cuidado pueden ser igualmente duraderos como los tubos de vidrio.

Antes de encender una centrífuga, es obligatorio controlar con precisión los mecanismos de bloqueo del rotor y la tapa. Los rotores centrífugos nunca deben tocarse mientras se mueve, ya que un rotor giratorio puede causar lesiones graves. Las centrífugas modernas generalmente tienen características que evitan el contacto accidental con un rotor en movimiento ya que la tapa principal se bloquea durante la carrera. Los rotores centrífugos tienen una energía cinética tremenda durante la rotación de alta velocidad. La falla del rotor, causada por la tensión mecánica de las altas fuerzas impartidas por el motor, puede ocurrir debido a defectos de fabricación, uso y desgaste rutinario, o uso y mantenimiento incorrectos. Tal falla puede ser una falla catastrófica, especialmente con centrifugadoras más grandes, y generalmente resulta en la destrucción total.

Contáctenos, en El Crisol encontrarán las mejores centrífugas para laboratorio para su negocio o industria.

Publicaciones recientes
Contactanos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.