El equipo de laboratorio es esencial en todos los laboratorios del sector científico, industrial y académico, pues sin él no se podrían llevar a cabo experimentos, ni tener control sobre procesos y la calidad de los mismos. El equipo de un laboratorio comprende una extensa gama de aparatos diseñados especialmente para hacer investigaciones, análisis de calidad y llevar el control de procesos diversos y cuentan con sistemas de protección y seguridad como botones, válvulas, termostatos y otros tantos que resulten necesarios según las funciones específicas del aparato en cuestión.

equipo de laboratorio

Dependiendo del tipo de actividades que se realicen en el laboratorio, éste se deberá equipar con una serie de aparatos especiales que reúnan todas las características técnicas y de seguridad según la normatividad aplicable. Asimismo, para garantizar la fiabilidad de los resultados de cada proceso es necesario que el equipo cuente con certificados de calibración y que reciba un mantenimiento preventivo de manera periódica para detectar oportunamente cualquier falla que pudiera causar alteraciones en su funcionamiento.

Con lo anterior, el equipo de laboratorio puede ser clasificado según las actividades para las que se utiliza. De esta manera encontramos equipo especial para técnicas frigoríficas, para titulación, para electroanalítica, para cromatografía, para centrifugado, para espectroscopia, para filtración, para técnicas de separación, para técnicas de vacío, para técnicas de mezclado, técnicas térmicas y de calentamiento, para técnicas de pesado y dosificación, para comprobación de material, para preparación de pruebas y para esterilización, entre muchas otras.

Para ejemplificar la importancia de la elección del equipo adecuado en cada proceso que se lleve a cabo en un laboratorio, decidimos mostrar una técnica imprescindible en todos los sectores, principalmente en el médico: la esterilización. El proceso de esterilización tiene como objetivo eliminar en objetos y materiales, microorganismos (gérmenes, virus, esporas, etc.) que puedan contaminar los compuestos o bien, exponer al personal y pacientes a gérmenes patógenos. Cabe resaltar que la esterilización no es lo mismo que la desinfección, pues mientras la desinfección no garantiza la prueba de esterilidad y está limitada al uso de productos desinfectantes, la esterilización emplea técnicas diversas para garantizar que el mayor porcentaje de microorganismos con vida sean eliminados.

Existe una amplia gama de equipos que ofrecen una óptima esterilización, como las autoclaves de laboratorio y aparatos especiales que esterilizan por vapor. En este sentido es importante resaltar que no sólo los materiales de laboratorio son portadores de microorganismos y que las bacterias también se encuentran suspendidas en el aire, por lo que emplear sistemas de extracción de aire especiales, contribuirán a lograr una esterilización satisfactoria del laboratorio.

De momento sólo nos dedicaremos a hablar de la esterilización de materiales de laboratorio. Para esterilizar materiales existen, a grandes rasgos, dos opciones: esterilización por calentamiento y esterilización química. La esterilización por calentamiento consiste en elevar la temperatura durante un lapso de tiempo determinado para que los microorganismos se destruyan, es decir, emplea la cinética de destrucción de microorganismos. La esterilización por calentamiento incluye las técnicas de esterilización por vapor, la esterilización fraccionada y la esterilización por aire caliente.

Por otro lado, la esterilización química incluye el uso de elementos químicos como el óxido del etileno, el formaldehído y otros antisépticos líquidos que  aplicados directamente sobre los materiales eliminan los gérmenes, o bien, lo hacen mediante gases en el caso de los antisépticos secos. Otra técnica de esterilización química es la radiación ionizante y por plasma de peróxido de hidrógeno.

equipo de laboratorio

Entre los materiales para laboratorio encontramos de manera habitual los que están fabricados en plástico (p.e. HDPE, LDPE, PP, PC, PMP, PTFE, PVC), vidrio, (boro silicato, sódico) y metal (acero inoxidable, aluminio, latón) de los cuales sus propiedades tanto físicas como químicas nos ayudan a determinar cuáles se pueden esterilizar por diferentes técnicas: ya sea en autoclave, por radiación, con óxido de etileno o empleando productos químicos.

De estos métodos para esterilizar el más recurrente es el que se realiza empleando una autoclave; para este equipo de laboratorio podemos encontrar principalmente de tipo portátil, vertical, automático y de mesa; la cual se recomienda dependiendo de las necesidades del usuario, ya que pueden no requerir solamente esterilizar materiales de laboratorio que ocupan poco espacio como vasos de precipitados, frascos, cajas petri, micropipetas, tubos para centrífuga, viales; o de mayor tamaño como probetas, buretas, matraces, pipetas dosificadoras, tubos de ensaye (en gradilla) entre otros; si no que también se utilicen para otros instrumentos de laboratorio, generalmente, de índole médica.

El procedimiento para la esterilización no difiere mucho entre los tipos de autoclave ya que todas operan prácticamente con el mismo principio; empleando vapor de agua saturado a una presión de 15psi para que la cámara del equipo alcance una temperatura de 121°C durante cierto periodo.

La esterilización es un proceso de suma importancia ya que gracias a él se puede asegurar la salud de las personas, evitar proliferación de enfermedades y pandemias, por ello que sea necesario y reglamentado tanto en el sector médico como en la industria alimentaria. Precisamente en la industria alimentaria, la esterilización debe tener un alcance mayor y aplicarse a los medios de embalaje y espacios en que se almacenen los alimentos, ello ayudará a que los productos se mantengan en buen estado durante más tiempo y que las personas no estén expuestas a gérmenes patógenos.

Para conocer más respecto a los materiales e instrumentos de laboratorio que pueden ser autoclaves y los tipos de autoclave que comercializamos, favor de ponerse en contacto con su representante de ventas.