Lo que deben saber sobre las centrífugas de laboratorio.

 En Blog

Las centrífugas para laboratorio consisten en dispositivos que se utilizan para la separación de fluidos, gases o líquidos, en base a la densidad. La separación se consigue girando un recipiente que contiene material a alta velocidad, con más precisión, la fuerza centrífuga empuja materiales más pesados hacia el exterior del recipiente. Este aparato se encuentra en la mayoría de los laboratorios desde académicos hasta clínicos, asimismo, se utiliza para purificar las células, organelos subcelulares, virus, proteínas y ácidos nucleicos. Hay varios tipos de centrífugas, que pueden clasificarse por el uso previsto o por el diseño del rotor. Desde la gran variedad de pisos a la microcentrífuga, hay muchas variedades disponibles para el investigador. Como todas las demás centrifugadoras, las centrífugas trabajan según el principio de sedimentación, donde la aceleración centrípeta se utiliza para separar sustancias de mayor y menor densidad.

Hay varios tipos de centrifugación:

  1. La centrifugación diferencial, a menudo utilizada para separar ciertos organelos de células enteras para el análisis adicional de partes específicas de células.
  2. La centrifugación isopícnica, a menudo utilizada para aislar ácidos nucleicos tales como ADN.
  3. La centrifugación en gradiente de sacarosa, utilizada para purificar virus y ribosomas envueltos, y también para separar organelos celulares de extractos celulares crudos.

Ahora bien, existen diferentes tipos de centrífugas para laboratorio:

  • Microcentrífugas. Son dispositivos para tubos pequeños de 0,2 ml a 2,0 ml microtubos, placas de hasta 96 pocillos, diseño compacto, superficie reducida, hasta 30.000 g.
  • Centrífugas clínicas. Dispositivos de velocidad moderada utilizados para aplicaciones clínicas como tubos de recogida de sangre.
  • Centrífugas de alta velocidad de uso múltiple. Dispositivos para una amplia gama de tamaños de tubos, alta variabilidad, gran huella.
  • Ultracentrífugas. (Modelos analíticos y preparativos), debido al calor generado por la fricción del aire incluso en las ultracentrífugas, donde el rotor funciona en un buen vacío, y la necesidad frecuente de mantener muestras a una temperatura dada, muchos tipos de centrifugadoras de laboratorio se refrigeran y regulan la temperatura.

Uno de los accesorios fundamentales para estas maquinarias son los tubos de centrífuga (también conocidos como Tubos Eppendorf y Tubos de Microcentrífuga) los cuales consisten en tubos de vidrio o plástico de alta precisión fabricados para adaptarse exactamente a las cavidades del rotor. Pueden variar en capacidad desde 50 mL hasta capacidades mucho menores utilizadas en microcentrífugas extensivamente dentro de laboratorios de biología molecular. Las microcentrífugas típicamente acomodan tubos de microcentrífuga de plástico desechables con capacidades de 250 μL a 2,0 ml. Los tubos de centrífuga de vidrio se pueden utilizar con la mayoría de los disolventes, pero tienden a ser más caros. Pueden limpiarse como otros cristales de laboratorio, y pueden ser esterilizados en autoclave. Deben ser manipulados con cuidado, ya que pequeños arañazos pueden causar fallas bajo las fuertes fuerzas impuestas durante una carrera. Los tubos de vidrio se insertan en los manguitos de goma blanda para amortiguarlos durante las operaciones. Los tubos de centrífuga de plástico, especialmente tienden a ser menos costosos y, si se usan con cuidado, pueden ser tan duraderos como el vidrio. Se prefiere el agua cuando se usan tubos de centrífuga de plástico, los cuales, son más difíciles de limpiar a fondo, y suelen ser lo suficientemente baratos como para ser considerados desechables.

También se tiene tubos de microlitros de plástico desechables de 0,5 ml a 2 ml que se usan comúnmente en microcentrífugas. Se moldean a partir de un plástico transparente flexible similar al polietileno, son de forma semicónica, con tapas de sellado integrales y articuladas. Las muestras más grandes se centrifugan utilizando botellas centrífugas, que varían en capacidad de 250 a 1000 mililitros. Aunque algunas están hechas de vidrio pesado, las botellas centrífugas suelen estar hechas de plástico impermeable, como polipropileno o policarbonato. Los cierres de sellado se pueden usar para una seguridad adicional a prueba de fugas.

La carga en una centrífuga de laboratorio debe ser cuidadosamente equilibrada. Esto se consigue utilizando una combinación de muestras y tubos de equilibrado que tienen todo el mismo peso o utilizando diversos patrones de equilibrado sin tubos. Pequeñas diferencias en la masa de la carga pueden dar lugar a un gran desequilibrio de la fuerza cuando el rotor está a alta velocidad. Este desequilibrio de fuerza puede dañar la centrífuga o lesiones personales. Algunas centrifugadoras tienen una característica automática de detección de desequilibrio del rotor que interrumpe inmediatamente la carrera cuando se detecta falta d equilibrio.

Antes de arrancar una centrífuga es obligatorio un control preciso de los mecanismos de bloqueo del rotor y de la tapa. Los rotores de la centrifugadora nunca deben tocarse mientras se mueven, porque un rotor giratorio puede causar lesiones graves. Las centrífugas modernas generalmente tienen características que evitan el contacto accidental con un rotor en movimiento, ya que la tapa principal está bloqueada durante el recorrido. Por ejemplo, existen nuevas centrífugas para laboratorio que tienen un mecanismo automático que bloquea firmemente la tapa de la centrífuga. La cámara sólo puede ser accesible cuando el rotor se haya detenido totalmente.

Los rotores de la centrifugadora tienen una tremenda energía cinética durante la rotación a alta velocidad. El fallo del rotor, causado por el esfuerzo mecánico de las fuerzas elevadas impartidas por el motor, puede ocurrir debido a defectos de fabricación, desgaste rutinario, o uso y mantenimiento incorrectos. Tal fracaso puede ser un fallo catastrófico, especialmente con centrifugadoras de mayor tamaño. En El Crisol somos conscientes de todo esto es por ello que ofrecemos las mejores centrífugas para laboratorio. Consúltenos vía internet o en alguna de nuestras sucursales si necesitan más información. ¡Gracias por su visita!

Publicaciones recientes

Deja un comentario

Contactanos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.