Qué hay detrás de las centrífugas para laboratorio

 En Blog

Ya hemos hablado con anterioridad sobre las centrífugas para laboratorio sin embargo, no nos hemos detenido a hablar en torno a la teoría que hay tras este maravilloso invento de suma utilidad tanto para los laboratorios químicos, biológicos, físicos, y médicos, así como para las industrias.

Por tal motivo, en esta publicación hablaremos sobre el funcionamiento de estos dispositivos que han permitido elevar los estándares de producción, y desarrollar prácticas minuciosas de investigación. No olviden ponerse al contacto con nuestra firma si están interesados en adquirir las mejores centrifugas, pues en El Crisol encontrarán los mejores ejemplares, en diversas versiones, y a excelentes precios. Sin más que agregar, ¡comencemos!

Para dar inicio a nuestro tema mencionaremos que la centrifugación, consiste en una técnica que es utilizada en industrias y laboratorios para llevar a cabo la separación de las partículas de una solución, de acuerdo con su tamaño, forma, densidad, así como la viscosidad del medio y la velocidad del rotor.

En un primer paso, las partículas se suspenden en un medio líquido y posteriormente se colocan en un tubo de centrífuga. Este tubo se coloca luego en un rotor para hacerlo girar a una velocidad definida en función de las necesidades de los usuarios. Con respecto al proceso de separación, este se da a través de la sedimentación, la cual podría realizarse de forma natural con la gravedad que ejerce la tierra sobre los cuerpos.

Sin embargo, tal proceso podría llevar años, décadas e incluso siglos. Por fortuna, la centrifugación mediante dispositivos especiales hace que dicho proceso natural se lleve a cabo de forma mucho más rápida.

Ahora bien, la rotación del rotor alrededor de un eje central posibilita que se genere una fuerza centrífuga sobre las partículas en la suspensión. Entre los factores que influyen en la centrifugación se encuentran los siguientes:

  • Densidad de muestras y solución.
  • Temperatura / viscosidad.
  • Distancia de desplazamiento de partículas.
  • Velocidad de rotación.

El proceso de centrifugación, para su rápida efectuación, requiere de un dispositivo encargado de separar las partículas de una solución mediante el uso de un rotor. Se trata de las centrífugas para laboratorio. las cuales podrán encontrar en nuestra firma, El Crisol.

En el ámbito de la biología, las partículas a separar son generalmente células, orgánulos subcelulares o moléculas grandes, todas las cuales se denominan aquí partículas. En el ámbito médico, por otro lado, se realizan procesos de separación de muestras de semen para su limpieza, así como de muestras sanguíneas.

En las industrias, se utiliza para diversos métodos, por ejemplo, en la deshidratación de comestibles. Existen dos tipos de procedimientos de centrifugado: uno de ellos es preparativo, cuyo objetivo es aislar partículas específicas, mientras que el otro es analítico, lo que implica medir las propiedades físicas de las partículas que son sedimentadas.

Ahora bien, hablemos sobre la teoría que hay tras el funcionamiento de las centrifugas, cuando un rotor gira en una centrífuga, se aplica una “fuerza centrífuga” a cada partícula en la muestra; la partícula se sedimentará a una velocidad que es proporcional a la fuerza centrífuga que le es aplicada.

Asimismo, la viscosidad de la solución de muestra y las propiedades físicas de las partículas también afectan la velocidad de sedimentación de cada partícula. En una fuerza centrífuga fija y viscosidad líquida, la velocidad de sedimentación de una partícula es proporcional a su tamaño (peso molecular) y a la diferencia entre la densidad de la partícula y la densidad de la solución.

En una solución, las partículas cuya densidad es más alta que la del medio quedan en el fondo con la forma de sedimento mientras que las partículas que son más livianas que dicho medio flotan en la parte superior de este. Se trata del principio de sedimentación. Cuanto mayor sea la diferencia en densidad, más rápido será la movilización.

En caso de que no haya diferencia en la densidad (es decir que la solución esté en condiciones isopicónicas), las partículas se mantendrán estables. Cabe agregar que, para aprovechar incluso las pequeñas diferencias de densidad con el fin de separar varias partículas en una solución, la gravedad puede ser reemplazada por la “fuerza centrífuga” la cual es mucho más poderosa.

Con respecto a esto último, cabe hacer una aclaración. La llamada “fuerza centrífuga” en realidad no es una fuerza verdadera, sino que pertenece a una clase de efectos conocidos como pseudo-fuerzas, entre los se incluye, por ejemplo, el llamado efecto Coriolis.

En realidad, los objetos o sustancias dentro de una centrífuga, simplemente intentan seguir la primera ley del movimiento de Newton, es decir, simplemente intentan seguir una línea recta a una velocidad constante.

Por ejemplo, en una centrifugadora como las que usan para el secado de frutas y de verduras dentro de las industrias de alimentos, los alimentos contenidos intentan seguir una línea recta, sin embargo, se ven impedidas por la fuerza centrípeta que actúa sobre la pared externa giratoria del dispositivo, como resultado de esto, los comestibles permanecen pegados a la pared del equipo, mientras que las gotas de agua pueden seguir (más o menos) su movimiento en línea recta y por lo tanto escapar hacia el exterior.

Se trata de un procedimiento que a primera vista puede parecer sencillo, sin embargo, le tomó mucho tiempo a la humanidad comprender los principios que rigen a este para aprovechar la centrifugación y aplicarla en diversos ámbitos de la vida, tanto de producción como de investigación.

Con lo dicho hasta aquí se entenderá tanto el funcionamiento de las centrifugas como las teorías que hay tras este. Como puede verse, no se necesitan fórmulas complicadas para hacerle ver a la población en general, una visión general de estas maquinarias sumamente útiles para los centros de investigación y las industrias.

Esperamos que esta publicación les haya parecido tanto útil como amena, estimados lectores, por ahora nos corresponde darla por terminada aguardando se pongan al contacto con nuestro personal de atención si están interesados en adquirir las mejores centrífugas para laboratorio. Años de experiencia nos respaldan. Estén al pendiente de nuestras publicaciones si quieren saber más sobre nuestros productos y servicios. ¡Gracias por visitarnos!

Publicaciones recientes
Contactanos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.