Aspectos relevantes sobre el mantenimiento de centrifugas para laboratorio

 En Blog

Para un funcionamiento óptimo y seguro de las centrífugas para laboratorio, es necesario realizar siempre los mantenimientos correspondientes, los cuales generalmente son recomendados cada cierto periodo de tiempo por los fabricantes. Uno de los puntos esenciales por tomar en cuenta es la exposición prolongada de las centrífugas hacia sustancias, como las sales o algunos químicos que pueden ser muy agresivos; estas resultarán contraproducente para el rendimiento del equipo, razón por la que un mantenimiento periódico ayudará a que no se deterioren, prolongará la vida útil del equipo y evitara la aparición de corrosión. Con el fin de ayudarles, en esta nueva entrada de nuestro blog les diremos una serie de aspectos de relevancia relacionados con mantenimiento de dichos equipos. Sin más que agregar, ¡comencemos!

El mantenimiento de centrífugas debe ser tomado como una tarea constante, si se quieren evitar circunstancias desfavorables, pues una exposición a sustancias químicas de forma prolongada puede causar corrosión, que, si se ignora, desembocará en la creación de pequeños agujeros. Para ello hay que tomar en cuenta el estado de la superficie de los rotores. Si esta última posee grietas o arañazos, resulta mucho más sencillo que la corrosión se forme y que se produzcan graves consecuencias en los procesos de centrifugado, asimismo pueden terminar destruyéndola.

Ahora bien, los químicos que regularmente son expuestos a los procesos de centrifugado suelen ser muy agresivos por lo que pueden dañar el equipo de laboratorio. Se sugiere que cada cierto tiempo se realice una inspección hacia los rotores para corroborar que no haya residuos ni corrosión; tal inspección puede ser semanal o mensual en función del uso que se le dé a la centrífuga. Además, cuando los contenedores o los rotores se encuentran dañados es muy importante sustituirlos para evitar colisiones en el rotor principal. Es sumamente recomendable seguir todos los procesos necesarios de mantenimiento y limpieza de forma exhaustiva, más si no saben por dónde empezar, a continuación, describiremos algunos pasos de mantenimiento, limpieza y desinfección de centrifugas.

En caso de contaminación por sustancias de alto riesgo (por ejemplo, algunos reactivos químicos agresivos o con posibles riesgos biológicos y reactivos radiactivos) debe de usarse la protección adecuada, como guantes, bata de laboratorio y gafas de protección. Para la limpieza en tales situaciones, el primer paso es apagar la centrifuga, después se tiene que abrir la tapa y retirar los contenedores y el rotor. En el caso de las centrífugas para laboratorio refrigeradas es necesario dejar la tapa abierta para descongelar el hielo que se encuentra alojado en la cámara del rotor. Cuando está equipada con una bandeja de recolección de agua, retírenla, límpienla y vacíenla completamente. Posteriormente se debe de pasar un trapo húmedo sobre la cámara del rotor. Cabe agregar que la parte externa de la centrífuga y la cámara del rotor, deben de ser limpiados constantemente con paños húmedos y detergentes neutros.

Cuando se rompe un material de vidrio primero hay que apagarla y después se deben asegurar de que el rotor haya cesado su marcha completamente antes de comenzar; para este procedimiento es necesario también usar equipo de protección como bata de laboratorio, gafas de protección y guantes. Una vez que la marcha de rotor haya cesado, con la tapa abierta debe de retirarse cuidadosamente todas las partes del vidrio roto (los fragmentos más grandes deben retirarse con fórceps, mientras que los más pequeños con paños húmedos). Es importante señalar que nunca debe de meterse la mano para evitar accidentes, más en caso de que se presenten, la sangre debe absorberse con una toalla de papel o una gasa, después debe de sellarse el material en una bolsa para residuos biológicos, de modo que pueda desecharse con seguridad.

Para continuar con la limpieza de las centrífugas para laboratorio se debe usar otro paño bañado con agentes limpiadores neutros y después pasarlo sobre las partes sucias, con lo cual se procurará su desinfección (en este paso es necesario utilizar paños especiales que no desprendan pelusas). Si se encuentra muy sucia, pueden retirar el rotor, los contenedores, las tapas, y los demás componentes que son fáciles de remover. Con esto tendrán mejor acceso a la limpieza de aquellas áreas que son difíciles de alcanzar. Después de ser desinfectado, el equipo debe enjuagarse con agua destilada. Con respecto a las juntas de goma, rotores, contenedores y adaptadores, estos deben ser limpiados con especial cuidado, para lo cual se recomienda usar el equipo de protección indicado. Asimismo, debe utilizarse un paño suave y soluciones neutras como desinfectante o alcohol o mezcla de alcohol isopropílico de 70%, el cual debe pasarse sobre las zonas contaminadas para su desinfección; después pasen gasas empapadas o paños que no generen pelusas. Si se derrama algún líquido sobre el equipo, límpienlo inmediatamente, y si se presenta alguna mancha que no pueda quitarse a los primeros intentos, enjuaguen con agua destilada y utilicen una esponja plástica. A continuación tienen que secar cuidadosamente con un paño suave. Es importante no sumergir el rotor en agua, pues las sustancias que contenga este pueden infiltrarse rápidamente al resto de sus componentes.

Para la limpieza de los tubos de rotor y los orificios usen un cepillo especial para tubos de ensayo, el cual debe tener cerdas con punta no metálica. En el caso de los rotores basculantes se debe asegurar que las ranuras que embonan con los contenedores no se encuentren contaminadas. Una vez hecha la limpieza deben colocarse nuevamente en su lugar para asegurarse que los contenedores pueden bascular libremente. Estos accesorios al término de la limpieza y desinfección deben ser tratados también con agua destilada para después ponerlos a secar sobre un paño seco. Los rotores y otros accesorios también pueden ser secados por paños suaves y productos de papel absorbente. Cuando las centrifugas se encuentran en desuso es necesario mantenerlas cubiertas herméticamente y almacenarlas, y por último, se sugiere que nunca utilicen radiación de alta energía sobre estos equipos.

Esperamos sea de su agrado esta publicación, manténganse al tanto de nuestras entradas si quieren conocer más detalles relacionados con las centrífugas entre otros instrumentos para laboratorio. ¡Gracias por su visita!

Publicaciones recientes
Contactanos

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.